5 formas de reducir los trastornos alimentarios – Anuntiomatic

Los alimentos que desencadenan el apetito y el hambre están en todas partes: en nuestros hogares, en la calle e incluso en nuestros recuerdos. Cuando surge un antojo, ya sea un alimento dulce, salado o rico en grasas, es difícil combatir el impulso de consumirlo. Pero también hay buenas noticias: una nueva investigación ha encontrado formas de controlar estos antojos sin socavar el progreso de una dieta bien estructurada.

  • Manejar el estrés de la vida diaria.
  • Tenemos que admitir que 2020 no fue el mejor año en términos de estrés. Para muchos de nosotros, los tiempos son más difíciles que nunca, pero esta es solo una razón más para encontrar una rutina que pueda reducir el estrés.

    El estrés fuera de control afecta significativamente la salud en general y puede provocar antojos. Estimula la hormona conocida como cortisol, que desencadena el ansia de alimentos ricos en carbohidratos y grasas.

    En esta era de estrés crónico, cualquier actividad agradable ayuda a aliviar el estrés diario. La meditación, la música, el contacto con amigos o el ejercicio son solo algunas de las formas de reducir el estrés.

    2. Duerma más si no descansa lo suficiente

    La falta de sueño puede ser la causa del apetito. En las últimas dos décadas, los investigadores han observado un fuerte vínculo entre el sueño inadecuado, el apetito y el aumento de peso.

    Un estudio encontró que las personas consumían muchas más calorías cuando dormían 5 horas y media que 8 horas.

    Un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition mostró que las personas consumían alrededor de 500 calorías adicionales cuando dormían menos de 7 horas.

    Los científicos sugieren que la falta de sueño altera las hormonas reguladoras del apetito. Por ello, es prioritario descansar al menos 7 horas, para no experimentar desequilibrios hormonales, que pueden tener el efecto de antojos de comer.

    3. No le impone restricciones completas

    La restricción total de las comidas favoritas puede ser exactamente el factor que hace que una persona se dé por vencida en algún momento, consumiendo la comida que anhela sin control.

    En lugar de eliminar esos alimentos de su dieta, disfrútelos en porciones controladas cuando sienta la necesidad. Cualquier alimento puede llevar a un aumento de peso, por eso siempre, el secreto está relacionado con el equilibrio y el control.

    Por ejemplo, cuando tenga ganas de helado, en lugar de optar por el recipiente más grande, que le causará problemas en términos de autocontrol, elija la versión más pequeña.

    4. Reorganiza la cocina

    Uno de los mayores desencadenantes de los antojos de alimentos puede ser la propia cocina.

    Es poco probable que experimente el mismo impulso alimenticio cuando sabe que solo tiene alimentos saludables en la cocina.

    Otro aspecto importante es la preparación y almacenamiento de alimentos de forma atractiva y accesible.

    5. Cuidado con el alcohol

    Es perfectamente normal disfrutar de vez en cuando de una copa de vino o un cóctel, pero siempre es necesario mantener el equilibrio. El alcohol es una amenaza triple cuando se trata de alimentos y antojos.

    El alcohol no solo contiene muchas calorías (170 ml de vino blanco tienen alrededor de 120 calorías), sino que también estimula tu sensación de hambre y reduce tus inhibiciones, especialmente cuando hablamos de apetito.

    A veces, la mejor manera de lidiar con los antojos de comida es ser ambicioso y esperar. ¿Has notado cómo desaparecen los antojos de comida rápida cuando estamos ocupados? Si puede convencerse de que su ambición y propósito están por encima del apetito culinario del momento, es posible que al final el apetito no sea un oponente tan formidable.