El primer restaurante del mundo que sirve carne artificial – Anuntiomatic

Para cuando le lleg√≥ este art√≠culo, un grupo de amigos en un restaurante en Singapur ya hab√≠a servido una comida de 3 platos, obtenida mediante bioimpresi√≥n 3D. Este es un hito en la historia, que rivaliza con la industria de la carne, valorado en m√°s de $ 2 billones. Esto describe el desastre ecol√≥gico del futuro, ya que se espera que la poblaci√≥n mundial alcance unos 10 mil millones para 2050, seg√ļn las Naciones Unidas, lo que obviamente aumentar√≠a la necesidad de alimentos.

En general, la carne artificial se obtiene recolectando células madre del tejido muscular, antes de introducirlas en una sustancia que tiene como objetivo asegurar el crecimiento y proliferación de las células.

En alg√ļn momento, estas c√©lulas se diferencian y se convierten en c√©lulas musculares, que se combinan para formar fibras musculares primitivas. Finalmente, se convierten en una hamburguesa o, en el caso del restaurante de Singapur, en un escalope de pollo.

Inicialmente se pensó que los productos cárnicos artificiales se utilizarían principalmente para alimentos baratos y de menor calidad. Pero la demanda de análogos de la carne, que se asemeja cada vez más a los alimentos con los que ya estamos familiarizados, está creciendo claramente.

Las grandes empresas, que producen carne artificial, dicen que si esta zona puede expandir su producci√≥n, mientras genera menores niveles de contaminantes, a diferencia de la agricultura, podr√≠a mitigar el impacto de una creciente poblaci√≥n mundial, que requiere cada vez m√°s carne cada a√Īo.

Un nuevo estudio muestra que esto de hecho podr√≠a reducir el nivel de metano emitido por la producci√≥n de carne. Sin embargo, a la larga, la obtenci√≥n de carne en laboratorios podr√≠a provocar un aumento de la concentraci√≥n de di√≥xido de carbono emitido a la atm√≥sfera. Y, aunque el metano permanece en el aire durante unos 12 a√Īos, el di√≥xido de carbono tiene un potencial de acumulaci√≥n mucho mayor.

Los científicos reconocen que el desarrollo de un producto artificial a niveles industriales conducirá a un aumento de aditivos químicos y hormonas artificiales en los productos.

Además, todavía no existe un plan riguroso para el desarrollo de la producción industrial de carne sin el uso de antibióticos. Son necesarios para prevenir infecciones e inhibir posibles patógenos.

Otra preocupación respecto a la producción masiva de este producto es el consumo de electricidad necesaria para alimentar los electrodomésticos en los que se cultiva la carne, pero también el espacio necesario para instalar laboratorios capaces de llevar la producción a nivel industrial.

Seg√ļn un estudio citado por la BBC, si la realizaci√≥n de este producto en el laboratorio va acompa√Īada de un coste energ√©tico importante, entonces el equipo podr√≠a resultar m√°s da√Īino para el medio ambiente en lugar de consumir determinados recursos necesarios para la agricultura.