Entrenamientos intensos: ¬Ņlos m√°s efectivos para la salud? – Fitness Nation Ruman√≠a

Si bien la mayoría de la gente sabe que la actividad física es saludable, se estima que alrededor del 30% de las personas en todo el mundo no tienen una vida suficientemente activa. A menos que tenga un trabajo físicamente exigente, el entrenamiento intenso es la mejor opción para un estilo de vida activo.

Un equipo de investigadores de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnolog√≠a dice que el ejercicio reduce la gravedad de la enfermedad, mejora la funci√≥n card√≠aca y aumenta la capacidad de trabajo en el caso de roedores con insuficiencia card√≠aca. Los cient√≠ficos han se√Īalado que la intensidad del entrenamiento es realmente importante para lograr este efecto.

Los cient√≠ficos se han esforzado por investigar qu√© sucede con las c√©lulas peque√Īas del m√ļsculo card√≠aco despu√©s del ejercicio regular.

Descubrieron que el ejercicio intenso mejora ciertas propiedades de las c√©lulas card√≠acas, tanto la forma en que manejan el calcio como la conducci√≥n de se√Īales el√©ctricas al coraz√≥n. Estas mejoras permiten que el coraz√≥n lata m√°s fuerte y pueden contrarrestar los trastornos del ritmo card√≠aco que amenazan la vida.

Para mantener un ritmo regular y sincrónico, muchas funciones deben trabajar en armonía. Cada vez que el corazón late, el nódulo sinusal (el propio marcapasos del corazón) envía impulsos eléctricos al resto del corazón. Estos impulsos eléctricos se denominan potenciales de acción.

Todas las células musculares del corazón están delimitadas por una membrana. En reposo, el voltaje eléctrico dentro de la membrana celular es negativo en comparación con el voltaje exterior. Esta diferencia entre la tensión externa e interna de la membrana celular se denomina potencial de membrana en reposo.

Si falla el sistema de manejo del calcio o la conducci√≥n el√©ctrica del coraz√≥n, el riesgo es que cada vez se contraigan menos c√©lulas card√≠acas y, por lo tanto, las se√Īales el√©ctricas se vuelvan ca√≥ticas.

Todos estos procesos son disfuncionales cuando una persona tiene insuficiencia cardíaca. Los potenciales de acción tardan demasiado, el potencial de reposo de las células es demasiado alto y se altera la función de transporte de los canales de calcio en la pared celular.

Los estudios han demostrado que el entrenamiento intenso puede revertir total o parcialmente todas estas disfunciones.

Normalmente, el nódulo sinusal hace que el corazón tenga entre 50 y 80 latidos por minuto en reposo. Esto es suficiente para suministrar oxígeno a todos los sistemas de órganos y células del cuerpo a través de la sangre.

Cuando caminamos, el corazón automáticamente comienza a latir más rápido y con más fuerza, de modo que el suministro de sangre se adapta al mayor nivel de actividad. Cuanto mayor sea la intensidad de la actividad, más tiene que trabajar el corazón.

El ejercicio fortalece el corazón para que pueda funcionar correctamente. Esta es la explicación de por qué las personas bien entrenadas tienen una frecuencia cardíaca en reposo más baja, a diferencia de las personas sedentarias.

En el polo opuesto están las personas con insuficiencia cardíaca. En esta situación, la capacidad de bombeo del corazón es tan baja que los órganos ya no reciben suficiente sangre para mantener el correcto funcionamiento del cuerpo. Las personas con insuficiencia cardíaca tienen poca tolerancia al ejercicio y, a menudo, tienen problemas respiratorios con un esfuerzo físico mínimo.

En el caso de los roedores sanos, el corazón bombea el 75% de la sangre en cada contracción. En el caso de los roedores con insuficiencia cardíaca, esta capacidad de la bomba, denominada fracción de eyección, se ha reducido al 20%.

La fracción de eyección alcanzó el 35% a las 6-8 semanas, con entrenamientos regulares y progresivamente más exigentes. Hacia el final del experimento, los roedores se ejercitaron aproximadamente al 90% de su capacidad máxima.

Los científicos observaron al final del estudio que la condición física de los roedores que sufrieron un infarto y realizaron un esfuerzo físico progresivo era mejor que la de los ratones que no presentaban problemas cardiovasculares.

Este artículo analiza principalmente los efectos del entrenamiento de alta intensidad sobre la capacidad cardiovascular. Los científicos creen que el entrenamiento ligero también aporta beneficios para la salud, pero como la intensidad es menor, la duración del entrenamiento debe ser mayor.