¿Más eficaz que la dieta clásica? – Fitness Nation Rumanía

El ayuno intermitente ayuda a perder peso y apoya la salud. Sin embargo, a través de la investigación más grande hasta la fecha sobre el ayuno intermitente, los científicos han demostrado que este método no es superior a las dietas convencionales restringidas en calorías. Los investigadores concluyen que hay varias formas de alcanzar el peso adecuado. La solución podría ser establecer una dieta personalizada y seguirla.

¿Celebramos ocho horas y luego ayunamos durante las próximas 16 horas? ¿O es mejor ayunar dos días a la semana y luego comer sin remordimientos el resto de la semana? El ayuno intermitente (IF) es un modelo de dieta que limita el consumo de alimentos durante un período de tiempo. Básicamente, es un método que divide el día en un período de ayuno (generalmente 16 horas) y otro período en el que se consumen todas las calorías de ese día (8 horas). Numerosos libros populares sobre este tema prometen una pérdida de peso sin el efecto yo-yo (pierde peso y vuelve a subir de peso), además de acelerar el metabolismo y los beneficios para la salud. La Sociedad Alemana de Nutrición, por otro lado, advierte que el ayuno intermitente no es adecuado para la regulación del peso a largo plazo. Además, según estos científicos, no existe suficiente evidencia científica sobre los efectos a largo plazo de esta dieta. En colaboración con un equipo de la Sociedad Alemana de Nutrición, los investigadores del Hospital Universitario de Heidelberg examinaron a 150 participantes con sobrepeso u obesidad durante una dieta de un año. Al comienzo del estudio, los participantes fueron asignados al azar a tres grupos: un tercio siguió una dieta convencional restringida en calorías, que redujo su ingesta diaria de calorías en un 20%. El segundo grupo siguió un plan de dieta 5: 2 (cinco días con una ingesta alta de calorías, seguidos de 2 días de consumo máximo de 500-600 kcal) que también redujo un 20% de la ingesta calórica por día a lo largo de la semana. El grupo de control no siguió ningún plan de dieta específico, pero se le recomendó, como a todos los demás participantes, que siguiera una dieta equilibrada. Una vez finalizada la dieta, los científicos controlaron el peso y la salud de los participantes durante otras 38 semanas.

El resultado puede ser sorprendente y decepcionante para los fanáticos del ayuno intermitente. Los investigadores encontraron que la mejora en la salud fue la misma, independientemente de la dieta seguida.

La buena noticia es que un pequeño éxito en la dieta es un gran beneficio para la salud. Aquellos que reducen su peso corporal en solo un 5 por ciento pierden alrededor del 20% de la peligrosa grasa visceral y más de un tercio de la grasa en el hígado. Además, los investigadores no encontraron ninguna diferencia entre los dos métodos dietéticos, independientemente de los valores metabólicos que se analizaron o los biomarcadores bajo investigación. Aunque este estudio no confirma las expectativas eufóricas con respecto al ayuno intermitente, sin embargo ha demostrado que este método no es menos efectivo que las dietas convencionales para adelgazar.

¿Qué pasa con el ayuno intermitente y el rendimiento físico?

Un análisis reciente concluyó que mientras los atletas mantengan su ingesta total de calorías, micronutrientes y calidad del sueño, probablemente no notarán ningún efecto negativo en el rendimiento. Esta afirmación es similar a la de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva, en términos de ayuno intermitente: la ingesta total de energía y nutrientes son los factores más importantes en cualquier dieta. Con respecto al entrenamiento de resistencia, una evaluación reciente sugiere que restringir los carbohidratos como resultado del ayuno intermitente puede reducir la hipertrofia muscular posterior, así como la capacidad para realizar sesiones de entrenamiento largas, que es común para los atletas de alto rendimiento. Como tal, es difícil decir objetivamente si el ayuno intermitente es beneficioso para los atletas, ya que depende de muchos factores. Por ejemplo, si entrena por la mañana pero no come nada hasta el final de la tarde, puede haber una disminución en el rendimiento físico. De manera similar, es probable que ayunar antes de un ejercicio de alta intensidad, como los sprints y el entrenamiento de resistencia, reduzca su rendimiento de entrenamiento. Sin embargo, si entrena en la segunda mitad del día, no parece haber ninguna desventaja relacionada con el ayuno intermitente y el rendimiento físico, siempre que consuma suficientes calorías ricas en nutrientes en las comidas antes y después del entrenamiento. Otra desventaja está relacionada con la ingesta de proteínas. Si bien podría decirse que el factor más importante en una dieta es la ingesta calórica diaria, alguna evidencia sugiere que la ingestión de 20-40 g de proteína cada 3-4 horas proporciona una pequeña ventaja en términos de síntesis de proteínas musculares, lo que podría influir en la recuperación y el aumento de la masa muscular. . Aunque el impacto de esto puede ser limitado, podría marcar una gran diferencia para los atletas de alto rendimiento o para aquellos que desean aprovechar al máximo el entrenamiento.

El éxito de este estilo de vida se debe a que este método te ayuda a controlar la cantidad de calorías con mayor facilidad, al limitar el período de consumo de alimentos y te permite disfrutar de comidas más abundantes. Sin embargo, los principios de la termodinámica se aplican a todo tipo de dieta que se siga. Por lo tanto, si consume más calorías de las que quema, aumentará de peso independientemente del tipo de ayuno intermitente que siga.