La rutina de bíceps perfecta

La gran mayor√≠a de los que realizan pesas tienen entre sus principales objetivos tener un b√≠ceps bien marcados y llamativos. Son la se√Īa de identidad del brazo y afortunadamente se puede conseguir un buen aumento de tama√Īo con una rutina normal, sin que acabemos con ellos demasiado sofocados o exijan much√≠simo trabajo, como puede ocurrir con las abdominales.


Con estar un día por semana dedicado a los bíceps es más que suficiente. Además, hay que tener en cuenta que se trabajan en muchos otros ejercicios aunque no nos demos cuenta. Aquí os proponemos un rutina muy sencilla de hacer y con la que sentiréis que habéis trabajado al máximo.


Tras haber estirado los brazos, comenzaremos el curl concentrado. Sentados con una mancuerna en la mano y el codo a la altura del muslo, realizaremos series de 12-10-8 repeticiones.


Después, de pie, haremos curl con barra. No olvidéis adelantar una pierna un poco hacia delante para no forzar demasiado la espalda. Es importante que este ejercicio lo hagamos bien, controlando el peso al bajar y sin retorcernos.


De ahí, realizaremos el ejercicio de martillo con las mancuernas. Como prefiramos, de pie o sentados, elevaremos desde la cadera hasta la altura de los hombros agarrando en vertical las mancuernas: al realizar una repetición, haremos otra con el otro brazo. Notaremos que estas sesiones agotan y cargan los brazos, ese será nuestro objetivo. Con este ejercicio usaremos partes del bíceps que no trabajamos con los otros.


Para terminar, os ofrecemos dos opciones: las dominadas de b√≠ceps o el predicador. Aqu√≠ lo ideal es llegar hasta que no podamos realizar una repetici√≥n m√°s. Hacer los ejercicios hasta matar el m√ļsculo.


Con estos cuatro ejercicios conseguiremos grandes resultados en poco tiempo. Pero no hay que olvidar que un brazo bien trabajado no se concentra solo en el bíceps: tríceps y antebrazo son esenciales.