Revista salud – un poco sobre todo

Muchas son las publicaciones que se pueden encontrar sobre deporte en los quioscos. Las hay sobre deportes en particular y otras sobre musculación, running, nutrición y salud en general. No os diremos aquí cuáles se deben comprar ni realizaremos una valoración particular sobre alguna de ellas, pero sí creemos que está bien acercarse y echarles un vistazo por distintos motivos.


Toda información ayuda


Lo bueno de la gran mayoría de revistas de esta clase es la cuenta de especialistas que trabajan en ellas. Muchas son de compañías internacionales que publican artículos anglosajones o franceses escritos por grandísimos especialistas. La lectura de estos artículos es óptima y ayuda a que estemos más informados sobre nuestra afición y las innovaciones que surgen.


Marketing


Las portadas de una gran parte de revistas suelen producir parodias, muchas se decantan por fórmulas estrellas como “Logra el cuerpo de Hugh Jackman en 5 semanas” o “Los bíceps que siempre has soñado en dos meses”. Está claro que gran parte de estas portadas son fórmulas para atrapar a lectores puntuales. En descargo de ella, debemos alegar que su interior suele ofrecer una calidad superior y variedad temática que puede resultar de gran ayuda y apoyo para que logremos objetivos reales.


Documéntate


Entre las decenas de revistas que se venden seguro que hay alguna que se adapta a lo que se busca, sea en el tono que utiliza, los consejos que da o cualquier aspecto arbitrario que nos contente. Por eso recomendamos seguir estas publicaciones. Nos recordará cuáles son nuestros objetivos, pasaremos un buen rato leyéndolas y, probablemente, cogeremos buenos consejos de ellas.


Hay grandes revistas tras portadas desafortunadas, lo mejor es acercarse a nuestro quiosco de confianza y pasar un rato ojeando entre los ejemplares que estén a la venta. Cuando estemos leyendo la revista elegida en casa seguro que lo agradecemos.


Las dominadas de espalda no son las únicas que existen, también se pueden realizar dominadas de bíceps si se desea. Un ejercicio duro, agresivo y que pondrá los bíceps como piedras. Su dureza provoca que sean pocos los que lo practican en los gimnasios, pero es un ejercicio que si se practica al menos una vez en la semana puede ser interesante para los músculos y muy motivador.


La postura es esencial


Aunque se sea una persona alta, es bueno poner un escalón bajo el agarre de dominadas. Partir desde los brazos estirados puede ser dañino. Las palmas tienen que estar cerradas desde delante hacia nosotros y abiertas a la altura de los hombros. Al colgarnos, deberían ser dos líneas rectas que se elevan paralelas hacia el techo. Como en todo ejercicio con gran carga de peso (en este caso nuestro cuerpo), es esencial no retorcernos. La espalda debe colgar recta y, lo ideal, las rodillas dobladas con los pies entrelazados. Al descender, no hay que llegar a colgar de los brazos totalmente extendidos, debemos pararnos antes.


Un ejercicio efectivo


Es más que posible que no se pueda realizar la dinámica habitual de 12-10-8. Aquí los bíceps llegan a la extenuación, por lo que es el ejercicio perfecto para dejarlo para el final. Tras haberlos trabajados en dos o tres ejercicios anteriores, este será la traca. Da lo mismo si solo llegamos a seis elevaciones en la primera serie y menos en las siguientes. Hay que hacer las que se pueda, con las semanas ya se irá avanzando. Cuando nos estemos cambiando en el vestuario, al tocar los bíceps y se notarán como piedras: tal y como decimos, es un ejercicio muy duro pero también muy efectivo.


Pruébalo, si solo podemos elevarnos tres veces o menos, dejémoslo para más adelante; pero si superamos las tres alzadas, es el momento de añadirlo a la rutina.


El uso de prohormonas en el culturismo ha ido creciendo a medida que se iba conociendo su efecto sobre la capacidad de generar músculo y de ganar fuerza. La utilización de las prohormonas ha ido variando con el transcurso de los años y hoy en día se incluyen muchas más sustancias bajo este nombre que las originales prohormonas como precursores de hormonas. Estas últimas cuentan con muchos menos efectos secundarios al ser un proceso más natural, pues es el cuerpo el que se encarga de transformar estas prohormonas en hormonas anabólicas. No obstante han quedado en desuso pues la ciencia ha obtenido productos mucho más efectivos.


Historia de las prohormonas


Volvemos a repetir que es importante mencionar que lo que hoy se conoce en el mercado como prohormonas incluye mucho más que estas sustancias que se transforman en el cuerpo en hormonas anabólicas. Se incluyen además los compuestos que por si mismos son activos y no necesitan que el cuerpo active la función de transformación.


Mucho ha cambiado desde la introducción de este compuesto en el año 1996. Fue el androstenedione el primer suplemento introducido en deportes como el béisbol. Desde entonces la evolución ha sido enorme hasta que se llegó a la fabricación del M1T, un compuesto con una ganancia de músculo y fuerza brutal. Este producto cogería una gran fama dentro de la industria que acabaría con la retirada del mercado de las prohormonas en 2005 en los Estados Unidos.


Características de las prohormonas


La principal característica de las prohormonas es que tienen efectos androgénicos lo que ayuda al desarrollo de los efectos de la hormona masculina testosterona. Esto implica una serie de efectos secundarios que se suelen dar en un reducido número de usuarios de estas prohormonas y que incluyen efectos como el mayor deseo sexual, el aumento de la agresividad o en casos muy extremos la pérdida del cabello y el aumento o aparición de acné.


Como efectos positivos, y de ahí su uso en culturismo, es el incremento de fuerza y de masa muscular.


Para decidir qué prohormona es mejor utilizar hay que analizar cada caso. En función de los objetivos que se busquen y de los riesgos que se quiere tomar, será mejor utilizar una u otra prohormona. Eso sí, como recomendación general, lo ideal es empezar con un esteroide que sea muy suave con bajas dosis y tras esta primera toca inicial de 3-4 semanas, analizar los resultados. Los cambios deberán ser muy notorios con grandes ganancias en músculo y fuerzas si la persona no ha utilizado nunca antes las prohormonas.


El calzado diseñado específicamente para un tipo de deporte suele ser esencial para prevenir lesiones o mejorar la efectividad. En muchas ocasiones se mira con cierta distancia por el precio que puede llegar a alcanzar, pero existen deportes en los que es obligatoria su práctica con un calzado específico para ellos si no se quiere acabar lesionado, como puede ser el baloncesto.


Zapatillas de baloncesto


El baloncesto es un deporte que puede ser muy lesivo para los tobillos. La cantidad de saltos que se dan, la necesidad de esquivar a los contrarios al penetrar a canasta, la posibilidad de caer sobre el pie de otra persona y provocar una torcedura…. De cara a evitar cualquier problema con los tobillos, están diseñadas para que alcancen y protejan los tobillos. Es un calzado alto que exige atarse hasta arriba con fuerza para protegerse de lesiones.


Los precios de estos calzados oscilan entre los 30 y los 200 euros, los más baratos suelen ser de mala calidad y puede que no duren una temporada completa, pero tampoco hace falta irse a los cientos de euros, por un precio de 60 o 90 euros se pueden conseguir zapatillas de gran calidad.


Buscar el calzado adecuado


En internet se encuentran muchos foros en los que los usuarios cuentan su experiencia con las distintas marcas. Suele ser información muy fiable.


Las zapatillas a veces tienen cámaras de aire y otros complementos que en teoría ayudan de cara a saltar más y dar mayor vistosidad al calzado. La verdad es que basta con ver el calzado de los jugadores profesionales para comprobar que no son esenciales en su vida deportiva, por lo que si ellos no lo necesitan, los aficionados menos todavía.


Lo importante es encontrar un calzado cómodo y que se ajuste bien al pie para evitar las lesiones.


Uno de los mayores problemas para poder asistir al gimnasio con normalidad es la falta de tiempo. Unir la vida laboral y familiar es complicado, y si encima sumamos el tiempo que queremos dedicar al deporte, a veces resulta imposible. Por eso una de las soluciones para poder aprovechar mejor el tiempo es ir con tu pareja al gimnasio. Muchos son los beneficios de esta práctica.


Junto no significa hacer lo mismo


La costumbre de ir en pareja no quiere decir que en cada momento se estén realizando los mismos ejercicios. Es probable que él quiera realizar más pesa y ella más cardio, o que uno de los dos desee asistir a una clase dirigida. Esto no debería ser un problema, seguro que hay momentos en los que ambos coinciden, y en caso de no haberlo, es cuestión de llegar a un acuerdo.


Una de las fórmulas es realizar los estiramientos juntos nada más llegar y algo de bicicleta o cinta de correr cuando se acaba. Si el gimnasio cuenta con piscina, un chapuzón con la pareja puede ser relajante y ayudará a disfrutar.


Impone una rutina


Si los dos están apuntados al gimnasio y ambos pagan la cuota, lo más probable es que uno siempre esté empujando del otro para ir. Eso es bueno, de este modo, se acabará imponiendo una rutina que ayudará a que la pareja lleve una vida mucho más saludable.


El deporte es una actividad que alegra la vida y nos hace sentir mejor. Pero el descanso que viene después casi es mejor. Llegar a casa ambos cansados y poder disfrutar de una copiosa cena y relajar los cuerpos en el sofá, son cosas que en pareja sientan mejor. La complicidad, el ejercicio, la rutina… Todo ayuda a llevar una vida más sana y agradable, y en pareja es todavía mejor.